Cuidado con las pedicuras agresivas

96 352 63 41
Cuidado con las pedicuras agresivas

En verano tienen su raíz algunos de los peores casos que vemos de uña encarnada en Valencia. La llegada del calor hace que apetezca mostrar los pies y se cae en algunos calzados poco adecuados y en pedicuras excesivas que pueden llegar a dañar al pie haciéndonos necesitar un podólogo.

La vuelta de vacaciones es una de las épocas con más trabajo en nuestro centro podológico. Caminar descalzos o con chanclas provoca durezas, las sandalias apretadas empeoran las callosidades y las infecciones campan a sus anchas.

En los últimos años hemos asistido a una tendencia al alza consistente en llevar las uñas muy trabajadas, tanto en manos como en pies. Han aparecido centros que prometen tratamientos revolucionarios y cortan y liman con formas llamativas la uña.

El problema es que las uñas tienen una utilidad clara en nuestro cuerpo y la estética no puede poner en peligro la salud. Si las cortamos creando puntas poco naturales para la forma de nuestra uña corren peligro de clavarse en la piel, provocando el fenómeno ya conocido de la uña encarnada en Valencia.

Es importante que acudas a centros con garantías, donde te atiendan profesionales con clientes fijos y formación. Si recortan cutículas o padrastros es muy probable que expongan demasiado la piel, lo que parece higiénico a primera vista pero es todo lo contrario, una fuente de bacterias y hongos de los pies.

Además de los malos cortes otro problema son las uñas postizas. Ten cuidado con lo barato, porque en ocasiones se ahorra en pegamentos y se usan productos demasiado fuertes o que provocan reacciones alérgicas.

Y si es tarde para prevenir, ven a Centro Podológico Martín Redón.